12 de abril de 2017

¡A reflexionar en Semana Santa! Sin ser creyente...


Ahora que nos encontramos a mitad de la Semana Santa, una de las expresiones que más escuchamos es «¡Es tiempo de reflexionar!», y de forma automática, llega a nuestra mente la imagen de alguna abuela, sentada en el banco de una iglesia, rosario en mano, rezando el Yo Pecador, y enumerando todas las veces que miró mal a la hija de la vecina, porque salió con una falda demasiado corta a su parecer… Y que interiormente sabe que no lo va a dejar de hacer.
Aburrido, ¿cierto? Si lo es para la mayoría de los creyentes, ya te puedes imaginar para los que no lo son. Pero, ¿puede un no creyente, un ateo, o alguien que profesa otra religión, reflexionar en Semana Santa? La respuesta es , claro que puede, y si entras en este grupo, seguro que lo harás luego de leer este artículo.
Reflexionar no es solo pensar en todos los pecados que has cometido hasta el momento, y prometer no volver hacerlo (lo que sabemos que es poco probable); reflexionar también es analizar qué estás haciendo para cumplir tus metas de este año, y si lo has hecho mal o no. Pensar en los errores que has cometido, y las consecuencias que te ha traído; estrategias que te han funcionado y otras que no; hacer un recuento de cómo te ha ido todo en estos primeros meses del año, para saber cómo actuar en los que faltan.
No es difícil, solo toma un cuaderno o una agenda (que puedas tener a la mano a lo largo del año), algo con que escribir, escoge un tiempo de esta semana de vacaciones, y manos a la obra con estos sencillos consejos.

Una agenda te vendría bien para organizarte el resto del año

- Toma tu lista de propósitos de este año, y revisa cuáles has logrado hasta el momento, y cuáles no. Si no tienes una no importa, aún estás a tiempo de hacerla, pero ten en cuenta que debe ser de propósitos y metas, no de sueños. Los sueños dependen, por lo general, de factores que no podemos controlar. Ganarme la lotería para comprar un auto, es un sueño. Depende del azar, no de mí. En cambio, ahorrar para comprarme un auto sí depende de mí; porque puedo decidir cuánto dinero ahorrar mes a mes, y cuánto tiempo necesito para reunir el valor total del auto, o incluso, comprarlo a crédito. De igual forma, puedes hacer una lista de sueños, porque dicen que escribirlos ayuda a que se cumplan (eso que llaman Ley de la Atracción), pero para esto, no la vamos a usar.

- En la lista de los no cumplidos, marca los que has intentado y no has logrado, y los que aún no intentas. Con los que ya has intentado, piensa qué falló, porque es obvio que algo salió mal. Escribe al frente las acciones que tomaste para poder llevarlo a cabo, e identifica cuál no dio resultado. Puede ser porque tomaste el camino equivocado, o porque recurriste a personas que no eran las correctas… El asunto es identificar el error, y plantearse cómo subsanarlo. Escribe qué caminos alternativos tienes, y analiza cuál puede ser el más conveniente, basándote en tu tiempo, tu disponibilidad económica, el lugar en el que te encuentras, y todos esos factores que puedan ser un obstáculo en la realización de tus metas.

Ahora con la lista de cumplidos haz lo mismo, pero analizando qué acciones sí te funcionaron, qué personas sí pudieron ayudarte, qué camino te fue más fácil; y cuando ya lo tengas, piensa en cómo aplicarlas en la lista de no cumplidos. Aunque el propósito de comprar un auto, no tenga nada que ver con el de bajar esos kilos de más (aparte de que si tienes auto, es posible que menos los bajes), ciertas actitudes como la perseverancia; el hecho de tener una rutina para hacer ejercicio, lo mismo que un plan para ahorrar; tener claro cuál es tu peso ideal, así como el valor exacto del auto que quieres comprar; son puntos que puedes adaptar entre un propósito y otro. Es mejor si conoces el valor exacto del auto, pues podrás hacer cuentas, a que si solo dices que quieres un auto, porque, como sabes, los hay de todos los precios.

- No solo tiene que ser en cuanto a lo material, sino también en las relaciones con otras personas. Reflexiona sobre cómo ha sido tu forma de tratar a los que te rodean. ¿Los valoras?, o ¿asumes que es su obligación ayudarte? Extrañas a ese amigo que hace tiempo que no ves, pero ¿no quieres dar tu brazo a torcer? Toma el cuaderno y haz también una lista de tus actitudes buenas, y otra de las malas, y analiza de qué forma puedes mejorar las que te hicieron bien, y cambiar las que te hicieron daño. Recuerda que muchas veces el problema no está en lo que te sucede, sino en cómo respondes a las situaciones; por eso ves dos personas que han sufrido el mismo trauma, y mientras una salió adelante, se superó… lo superó, la otra está sumida en una oscuridad, de la que parece que no va a salir jamás. Nunca culpes a los demás de lo malo que te sucede, porque, aunque pueden tener cierto grado de responsabilidad, fuiste tú quien tomó la decisión final, fuiste tú quien se equivocó, y solo tú puedes hacer que ese mal momento quede en el olvido. Tus metas son tuyas, de nadie más; si tú mismo no trabajas por ellas, no esperes que otro lo haga por ti. No seas acomodado, y verás que la recompensa será muy gratificante.


No mañana, no el lunes... ¡HOY!

- Ahora que ya tienes todo eso, replantea tu accionar para los meses que quedan del año, buscando siempre no caer en los mismos errores que ya tienes escritos, y repitiendo, o incluso, mejorando lo que te salió bien.
¡Y no hemos nombrado a Dios en ningún momento! ¿Ves? Se puede reflexionar en Semana Santa sin necesidad de ser religioso. Aprovechar estos días, no solo para descansar o salir a pasear, sino para reorganizar tu año, y así, lograr esas metas que tanto quieres alcanzar; porque te lo repito, son tuyas, de nadie más.
Y por si te lo preguntas, sí, soy creyente cristiana, aunque no pertenezco a alguna iglesia en particular, pero como me crie en una familia católica, guardo algunas tradiciones; entre ellas, pedir perdón por mis pecados con rosario en mano, solo que en mi casa, no en una iglesia… Y no me importa si mi vecina sale con falda corta, o hábito de monja.
¡Hasta la próxima!


Compártelo.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

4 comentarios:

  1. Es un maravilloso artículo que funciona yo empecé el año pasado con una caja cada vez que es un día genial lo echo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Begoña. Yo tengo todo eso anotado, y hasta mis sueños en una frasco. Quién quita que se vayan cumpliendo jejeje. Besos y abrazos.

      Eliminar
  2. Hola Martina. Me ha gustado mucho esta entrada.
    Gracias 🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas a ti, Eva, por pasarte por aquí, y por tu comentario. Besos 😘

      Eliminar

Muchas gracias por tomarte el tiempo de dejar un comentario. Espero que te haya gustado la publicación, y que vuelvas pronto. Besos